sábado, 5 de febrero de 2011

2º capítulo

Escucho el despertador que interrumpe mi dulce sueño. Apago la alarma y me levanto de un salto, no soy muy vaga por las mañanas. Abrí la puerta de mi cuarto y cruce el pasillo. Gire y encendí la luz del baño. Me lavé la cara. Volví a mi cuarto, dando tumbos, y me puse mi mejor modelito para impresionar a todos. Cogí mi mochila y me fui sin desayunar, no tenia hambre. Antes de entrar al instituto, esperé en la puerta a mis amigas, excepto a Lidia que no venia y tuvimos que entrar. 
- Hola, chicas- dice Berta
- Hola
- ¿Qué tal lleváis el primer día del curso?- pregunte
- Bien, bueno vamos a entrar que ya son y cinco- dice Mireia
- Bueno, vale.

Nos sentaron a todos en una sala muy grande, había mucha gente nueva. Alguien llamo a la puerta y entro Lidia, iba vestida muy provocativa,muy muy provocativa. Llevaba una falda negra tan corta que no se como no se le veían las bragas, y una camiseta con la que se le veía el ombligo. Se sentó a nuestro lado. Le preguntábamos susurrando que hacía. Nos esquivaba las preguntas con cosas absurdas.

Nos asignaron las clases, yo iba con Lidia  y Mireia. Sofia y Berta juntas en otra clase. Me encantaba la idea de estar con mi mejor amiga, Mireia, en la misma clase nunca lo habíamos estado.

Nos llevaron a nuestras clases. Era la clase más cercana al baño. Una ventaja. Entonces nos sentamos al ver a nuestra tutora entrar por la puerta. Es una chica joven  muy alta y parecía maja, no paraba de sonreír. Se presentó, se llama Marta, empezó a señalar gente de mi clase para que dijese su nombre, lo que se suele hacer cuando eres un niño pequeño para presentarte a la profesora. Cuando Marta señaló a ese chico y dijo Nacho, un chico moreno con ojos de color miel y pelo marrón, sentí que me desmayaba de lo guapo que era. Tenía que hacerme su amiga o simplemente saludarle, se lo conté a Lidia que estaba cerca mío, nada mas acabar la clase se fue a hablar con él. No se de que hablaban pero no me gustaba nada.

Mireia y yo fuimos al baño, me peine y espere a que Mireia saliese del baño. En la puerta del baño había gente y se escuchaban sus conversaciones. Se podía oír perfectamente la voz de ese chico, como se llamaba, Miguel. Es un chico inteligente, cuando quiere, intenta ser popular pero no lo consigue, se lía con cualquier chica que quiera con él. Dejé de prestar atención a lo que decía Miguel y empecé a escuchar un sonido extraño. Entonces Mireia salió del baño, y nos disponíamos a irnos. Pero de repente se abrió la puerta del baño del que salían los ruidos raros y apareció Nacho con Lidia. No me lo podía creer, sentía un pánico horrible, deseaba que la tierra me tragara. Así acaba el 2º capítulo de Despierta.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario