lunes, 8 de octubre de 2012

21 º Capitulo



  • 8 de agosto de 2012

El mismo sonido, ya familiar, de la cremallera me despertó. Tenía sueño. Así que cerré aun más los ojos, me giré y puse la cabeza en el otro lado de la almohada, mientras gruñía. Se oyen pisadas. No.


- ¡Feliz cumpleaños!- gritaron todos. Me pegaron un susto. Tenía mucho sueño pero a pesar de todo sonreí.


- Gracias- dije

- Pues ya que estas despierta te voy a tapar los ojos, no te asustes.-dijo Berta
- ¿Qué? ¿Para qué?
- Siempre estas preguntando porque, porque y porque. Pues porque si y punto.- contesto Berta
- Vale
Berta se puso detrás de mi y me tapo los ojos con un pañuelo rojo y azul. Alguien me cogió de la mano y me llevó.

- Llegamos a la mesa de picnic. Siéntate - dice Berta
Me siento con miedo a caerme al suelo. Estaba emocionada, ¿que me habrán preparado?
- ¿Lista? - me pregunta Berta
-
Me quitan la venda de los ojos, por fin. Sobre la mesa había una tarta, que buena pinta, y tres regalos envueltos con un papel bastante feo.
- ¡ A la! Cuantos regalos, no teníais porque, y ¿esa tarta? ¿de dónde la habéis sacado? Ja ja.
- Pues teniendo en cuenta que somos nueve los que estamos aquí presentes, tres regalos no son muchos.- dice Berta mirando a los chicos- La tarta es de este, el romántico de tu novio.
Estaba tan emocionada que aun sabiendo que me miraban todos le di un beso.
- ¡Puaj!- comentaba mi hermano. Será tonto.
- Oh que empalagoso
- Que bonito
- ¿Por qué yo no tengo beso? - decía Berta
Me río.
- Bueno, ¿cuando vas a abrir los regalos?- preguntaba Mireia
- Ya voy, no me metáis prisa.
Cogí primero el del regalo verde. Un bikini enano. Estoy segura que eso es de parte de los chicos. Flipante. Me va a quedar muy ajustado. Demasiado.
- ¿Creéis que mi cuerpo es del mismo tamaño que el de una Barbie?
- Bueno no, pero queremos ver ese...- decía Jaime antes de que le interrumpiese.
- ¡Ya!- grite. Creo que me estaba sonrojando. Serán...
- Siguiente- decía Berta trayéndome un regalo a las manos.
Lo cogí. Quite el envoltorio como pude, soy un poco torpe para esas cosas. Eran cinco fundas para mi ipod. Eran preciosas, que buen gusto tienen mis amigas.
- ¡Me encantan!
- Lo sabía- dijo Mireia
- La que más te gusta es la rosa ¿A qué sí? Si es que mi gusto es exquisito.- decía Lidia riendo.
- Ya, claro- dijo Sofia
- ¡Siguiente!- grita por última vez Berta.
Lo cogí y empecé a quitar el envoltorio, pero Berta me paró.
- Espera, dale la vuelta. Te he añadido un regalito muy especial.- dijo Berta
Entonces giro el regalos y... No puede ser. Era un condón. Sera idiota.
- ¡Berta!- grito
- Que...es para tu noche especial
- No estropees nuestro preciosos regalo- dice Sofia
- Eso, ábrelo ya -dice Lidia tajante
Era duro y grande. Quite el envoltorio con fuerza. Era...¡¡No!! Era un álbum. Lo abro con cuidado y veo cada foto, cada detalle. Era precioso. Recorre mi vida desde que era un bebé hasta ahora. También salen mis amigas, desde que tengo cinco años, que monas estábamos. Bueno excepto Lidia que se incorporó con catorce años. Ese es el regalo perfecto, creo que el más bonito que me habían regalado. En algunas fotos salgo con Miguel. Esta es del parque de atracciones con las chicas. Se me cayó una lágrima por la mejilla.
- Es precioso, es el regalo perfecto, muchas gracias chicas.
- Oh si nuestra pequeña esta llorando -dice Berta
Las abracé a todas a la vez. Después a los chicos.
- Bueno... ¿Tomamos la tarta? Es que estoy hambrienta- dice Mireia
Jaja.
Me senté y partí la parta como pude. Estaba muy buena, era más bien un bizcocho que una tarta, era de chocolate con trozos de chocolate. Al acabar la tarta, mi novio me cogió de la mano y me llevó a un sitio para estar a solas.

Salimos de la playa y fuimos a un parque que hay cerca. Es un lugar enorme lleno de árboles con corteza marrón y hojas puntiagudas, también hay arbustos con frutos rojos. Nos sentamos en un banco.
- Cierra los ojos.- dice Miguel
- ¿No crees que por hoy ya he cerrado los ojos suficiente?
Sonríe.
- Lo de Berta es diferente, ella te ha obligado, yo te aconsejo que los cierres.
- En ese caso.
Cierro los ojos mientras sonrío. oigo como se mueve. ¿Qué hará?
- Abre los ojos.- me dice
Abro los ojos.
Miguel esta de pie en frente mío con un taco de papeles en la mano. (idea tipo este vídeo AQUÍ).
El primer papel decía "Feliz cumpleaños, cariño". Yo asiento. El pasa de papel.
"Y también feliz aniversario".
"Que tres meses no los cumplen todas las parejas."
"Y para mi es muy especial"
" Aunque con todo lo que quiero estar contigo"
"Me parece muy poco"
"Así que por este aniversario y por todos los que quiero compartir contigo"
"Te regalo esto".
Abro los ojos con fuerza. ¿Qué? Un regalo, mierda, yo no tengo nada para él. Sonrío al ver una cajita. ¿Qué será? La abre. Es un pulsera preciosa, es plateada, con hebillas. En cada hebilla tenía un símbolo. Brillaba y es preciosa. Nunca me habían regalado algo de esa clase. Intentaría rechazarla pero seguro que el me reserva algo que me hará ponerme la pulsera y que se me caiga la baba. Así que la acepté. Me la puso. Yo no podía parar de sonreír.

                                               

- Esta pulsera significa mucho para mí. Estos labios (un símbolo de la pulsera) significan nuestro primer beso. Fue cuando viniste llorando a mi casa y yo te sostuve entre mis brazos. Esta espada es de nuestra primera pelea cuando te pegué(símbolo de una espada).- Cierra los ojos y pone mala cara.- La primera reconciliación (símbolo de la paz), nuestro primer baile (símbolo de una rosa, la que me puso en la mano), nuestro primer baño (símbolo de una gota) y una sonrisa por nuestra relación. Esta pulsera significa tanto para mí, significa todo lo que hemos pasado, risas, sonrisas, besos, caricias, lágrimas. Significa la persona más especial de mi vida. Me has cambiado, me has hecho una buena persona, he empezado a sentir tantas cosas. Ahora soy más romántico,creo, feliz, puntual, alegre, comprometido, todo lo que quiero ser. Me emociona que esta etapa tan buena de mi vida la este viviendo contigo.

No podía creerlo, más lagrimas caían por mis mejillas. Es preciosa. Él, él... de repente supe lo que nunca me había planteado sentir por nadie, algo tan fuerte y grande que me hacía temblar. Estaba completamente enamorada de él. Recuerdo cuando se calló de la bicicleta y el horror que sentí. Le quiero tanto que duele. Entre lágrimas y mocos, dije:
- Miguel, tu eres lo mejor que me ha pasado en mi vida y te quiero, te quiero, te quiero. ¿Por qué estoy llorando? Esta pulsera es la más bonita que he visto, ya querría Taylor Swift tenerla.
Me reí. Después sonreímos como dos tortolitos. Nos besamos y besamos. Él apartó la cabeza y yo puse mi cabeza en su hombro. Ese es el único sitio donde quiero estar.

Pasó el tiempo, 30 minutos, 45 minutos, una hora. Miguel interrumpió el silencio:
- Creo que tenemos que volver ya
Yo empecé a gruñir.
- Venga Ana, que es tu cumpleaños y hay que celebrarlo, pero no solo conmigo.
- Vale, vale. Pero con una condición.
- ¿Cuál?
- Que me des un beso.
Sonríe. Agacha un poco la cabeza, se acerca a mis labios, los roza. Yo le devuelvo el beso y le susurro en la oreja:
- Te quiero
Nos cogemos de la mano y volvemos al jaleo. La primera en comentar es Berta, como no.
- Uy tortolitos, ya  vuelven. ¿Que habéis hecho? ¿Habéis usado ya mi regalo de cumpleaños?
Suspiro y pongo los ojos en blanco.
- No. Cambiando de tema... como yo soy la cumpleañera propongo que bailemos en el mar con música muy alta. Aunque por supuesto con mi música.
- ¡Eso no! Tus canciones son tan lentas y como escuche más a Taylor Swift...-dice Berta
- ¡Ah! Berta , jaja, tu vas a bailar algo -espero- diferente. Quiero que bailes un baile sexy, como un streap-tease ¿Sabes por qué? Por todos tus comentarios salidos y estúpidas bromas que me dan vergüenza y me enfadan.
- ¿Qué? ¿Cómo estás tan segura de que lo pienso aceptar?
- Por que sino tendrás que regalarme algo, que cueste más de 10 euros.
- Ag. Seras...
Sonrío. Ella también sonríe conmigo.
- Acepto. Si es que se que te pongo con este cuerpo que tengo.
Abro la boca sorprendida y pongo, de nuevo, los ojos en blanco.

Nos pusimos cada uno el traje de baño. Yo me puse el bikini nuevo. Realmente con este bikini se me ven demasiado las tetas, aunque la parte de abajo se ajusta a mi cuerpo perfectamente. 
- Que provocativa, Ana - me dice Miguel
- Lo se, pero si no me lo pongo hoy, no se cuando lo haré
Sonríe. Me besa y yo me derrito entre sus labios. Salimos de la tienda de campaña. Yo llevaba una toalla, los altavoces y mi ipod. Puse la toalla en la arena y coloqué mis altavoces encima. Puse mi ipod en los altavoces. 
- No va a ser todo Taylor Swift, voy a poner la lista de reproducción para una fiesta.
Le di al play. Empezó a sonar "Call me maybe" de Carly Rae Jepsen.




Entonces nos metimos en el mar y bailamos. Nos mojamos, nos empapamos, nos bañamos y seguimos bailando. Me sentía tan alegre con mis seres queridos.

Después de una hora haciendo el pavo, le tocó a Berta hacer su sensual baile. Puse la típica canción que ponen en las películas en una escena erótica. Berta empezó poco a poco. Primero se quito la camiseta mientras movía la cadera. Después los pantalones. Se chupo el dedo y acabo el baile. Aplaudí y me reí. Propusieron jugar a las cartas. Yo gané una partida de culo. Mire mi pequeño y azul reloj, marcaba las dos y media. Hora de comer. Fuimos a la isla de nuevo y comimos en el bufete  Yo comí tres chuletas de cordero y patatas fritas con ketchup. 

-Propongo ir a comprar comida y bebida, con alcohol por favor, y luego volvemos a las tiendas de campaña y vemos una película con mi ipad o algo. ¿Qué os parece?- dice Berta. Ella ha propuesto todas las ideas de este viaje, pero es que nadie la puede decir que no, porque son muy buenas.
- Vale
- Si, joder, vamos a emborracharnos- grita mi hermano
- Si- la sigue Lidia
Jaime compró las bebidas, era él más adecuado para esa tarea. Tiene un aspecto adulto, es robusto, con muchos músculos, ojos verdes, pelo castaño y voz ronca. Salió con dos botellas en una pequeña bolsa verde. Es frío, definitivamente no es el tipo para Lidia.

Volvimos a la playa. Pusimos mantas en la arena para poder tumbarnos. Berta trajo ipod, ipad y un iphone.
-¿Qué vas a hacer con eso?-dijo lidia
- Ver la película- contesto Berta
No se como lo hizo pero empezó a sonar la cancioncita de Fox en todos los aparatos. Los colocamos sobre las mantas. Yo me cogí mi iPod y me coloqué entre Miguel y Mireia. La película era "Los juegos del hambre".
- ¡Ah! Me encanta- dije gritando
- Es que Gale es tan guapo - dice Sofia
- Pero que dices es mucho mejor Peeta- dije
- Seréis frikis- siempre Berta, ridiculizando
- ¡Ah!- dijo Sofia
- Shh, estoy intentando ver la película-dijo Mireia
Nos reímos todos. 
Fueron dos horas muy cortas y llenas de diversión. No paramos de hablar en toda la película, que si Peeta era mas guapo, que si los del distrito uno se parecen a Lady Gaga. Entonces, Miguel me hizo una seña. Le cogí la mano y me llevó a la mesa del picnic.
-¿Qué pasa?
- Nada solo quería decir que esta noche tienes una cita.
- ¿Con quién? Oh, que mono me has preparado una cita con Abel, no tenías por que.
Soltó una carcajada. Me encanta su risa. Le besé en la mejilla.
- No, cariño, hoy a las 9:00
- ¿Que vas a hacer aun quedan dos horas...
- Tu ven a las 9:00
- Iré. Por cierto ¿A donde?
- En nuestra tienda de campaña
- Vale
Sonreí. Nos dimos un beso. Entonces volví con las chicas. Seguían hablando de la película.
- ¿Por qué matan a ese de la barba...?
Estuvimos hablando, después nos dimos otro baño. El agua estaba tan fresca. Realmente quiero volver aquí. Ah, tengo una cita. Que impaciencia. Que dulce es. Ya no quedaban a penas media hora, cuando decidí ir al bar "el gato" para hacer mis necesidades y arreglarme. Mierda, no me puedo cambiar de ropa. Le pediré algo a Berta. Cojo mi móvil  busco su nombre en mi agenda y marcando.
- Berta
- ¿Ana?
- Si, estoy en el bar, el gato. ¿Puedes traerme ropa?
- ¿Para?
Silencio
- Una cita- dije tímida
- Estas engañando a Miguel
- Jaja, muy graciosa.
- Vale, ya voy
Cuelga. Esperé diez minutos. Cuanto puede tardar en coger una camiseta y un pantalón. Me lavé la cara, me peine el pelo con los dedos. Llaman a la puerta.
- ¡Ana!- grita Berta. Que vergüenza.
Abro la puerta, entra, llevaba un vestido en la mano derecha y en la otra una caja enorme de maquillaje y una bolsa.
- Tía, eres muy discreta.
- Lo sé
- ¿Qué es todo esto?
- Menos hablar y más arreglarse.
Me puse el vestido y me senté en el váter  Ella abrió la enorme caja, empezó a sacar brochas y untarlo en colores y me los puso en los parpados. Después me puso raya y rimel. Después me cogió un poco del pelo delantero y me lo coloco hacia atrás con una pinza. Me marcó más los rizos. Me puso un gloss sabor vainilla en los labios.
- Lista-dijo
Me levante y me mire al espejo. No es por presumir pero es que estaba preciosa.
- Ah, tía es... Me encanta. Muchisimas gracias.
-Faltan los zapatos
- Ah
Sacó de la bolsa unos taconazos negros, iban a conjunto con mi vestido. El vestido era azul con estampado. Mejor os pongo una foto.
                                                      
- Gracias, gracias, gracias.
- Para esto estamos las amigas
- ¿Para maquillarnos?
- Ya me entiendes
Nos reímos mientras volvíamos a la playa. Cuando puse un pie en la arena, mi pie se hundía en la arena.

- Berta, creo que esto ha sido una mala idea.
Se empezó a reír de mí.
- No tiene gracia. ¿Qué hago?
- Anda ven que te llevo a caballito.
- No sería mejor quitármelos
- Ni lo sueñes
Me subí a su espalda. Era bastante difícil llevarme. Tampoco estábamos tan lejos de la parte donde la arena es más dura. Lo conseguimos a duras penas.
- Gracias
- Lo ves las amigas no solo estamos para maquillarnos
Me volví a reír. Ella se fue con el grupo. Entonces aún quedaban diez minutos. Entonces oigo la voz de Jaime dentro de nuestra tienda.
-Tío, esas flores son una cursilada
Oh, que mono es Miguel.
Cállate, solo tienes que ayudarme con esto y te vas. Que ya no queda nada.
- Tío, has cambiado tanto. Ahora estas en una relación y enamorado. Te acuerdas cuando apostábamos para ver si durabas tres meses con Ana. Ya lo has conseguido, bueno te queda esta noche.
- ¿Qué?- dije en voz alta
Así acaba el vigésimo primero capítulo de Despierta.

P.D: si habéis leído todo esto, gracias, lo aprecio MUCHISIMO! Y segundo, y más importante esto lo he escrito en EEUU. Si :)