martes, 1 de mayo de 2012

7º Capítulo

¿Qué?¿Cómo?- balbucía palabras sin sentido, si mis padres se enteraban, me castigarían de por vida.
Si, todo el colegio se ha enterado. Jajaja deberías verte la cara- dijo de forma insolente
- Eres horrible ¿lo sabías?- le dije intentando herirle
Ah, jaja pues tu amiguita Sofía no opinaba lo mismo ayer, cuando nos liábamos

No podía más salí corriendo, estaba confusa, enfadada, frustrada, desde cuando mi hermano me trataba así antes era como un gran amigo, ha cambiado tanto, entonces ¿el chico caballeroso de Sofía es mi hermano?... no sabía donde me dirigía, cogí mi bicicleta y pedalee todo lo que pude hasta que lo vi. Él estaba en su cuarto tumbado frente a un viejo ordenador y al verme salió corriendo. Yo estoy encima de un montón de hierba a punto de caerme al suelo, salgo corriendo y me dirijo a sus brazos. El me abrazó y me tranquilizaba mientras yo lloraba y balbucía intentando explicarle lo que estaba pasando.    
Nunca me había dado cuenta de lo majo y bueno que era Miguel hasta ese momento. 

Después de un rato bien largo, me llevó hasta su casa, creo que sus padres no estaban. Me sentó en el sofá y me dio un poco de agua:
- Gracias- dije intentando sonreír
- No hay por que darlas- se sienta a mi lado
Yo me acerco hasta él y junto mis labios con los suyos, sentí algo que nunca había sentido antes, era ese estúpido cosquilleo que se siente en la tripa, ese beso fue mágico, fue mi primer beso sobria, fue perfecto. Al alejarme de sus labios me agarre a él y puse mi cabeza en su hombro. No quería soltarle, porque no quería alejarme de él, quería que el tiempo se parase para no pensar en esas cosas que me han hecho llorar.

Cuando el cielo empezó a oscurecerse, le di un beso corto y de despedida a Miguel y me fui. Al llegar a casa mis padres aun no habían vuelto, me tumbé en mi cama y me quede pensando en todo lo que había pasado hoy, tratando de asimilarlo, hasta quedarme dormida.

Al llegar al insti no me encontré con Sofía, menos mal que no va a mi clase. En el recreo me quede en mi clase sola, no quería ver a Sofía pero vinieron mis amigas:
¿Cómo has podido?-dije, casi gritando
- ¿Que ha pasado?-dijo Sofía confundida
No crees que deberías haberme contado que tu caballero andante ¿era mi hermano?
- Eh, pensaba decírtelo pero sabía que te ibas a enfadar
- Exacto- yo empece a andar intentando alejarme de ella
Ella me cogió del brazo y me giro para poder mirarla a la cara. Parece que a todo el mundo le gusta hacer ese movimiento con mi brazo.
Lo siento, siento no habértelo contado antes, pero que quieres que haga, me gusta y no puedo hacer nada para remediar que te enfades
Es cierto ¿que podía hacer? tal vez lo único que me molesto fue enterarme de esa manera, ¿que podía ver en mi hermano? Que mas da. Me da repelús que le guste mi hermano
La mire a los ojos y la abracé:
-Lo siento, te quiero Sofia, no me importa que estés con mi hermano, a ver si le educas un poco, jaja -susurre
Ella se rió y todas empezamos a hablar. No se podían creer lo de Miguel y lo de mi hermano.
Así acaba el séptimo capítulo de Despierta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario